Alejandro Ignacio Ramírez Padrón (Venezuela), Alfredo Leonardo Eube Madussi (Argentina), Lizbeth Daniela García Rivera (Honduras) y Víctor Enrique Medrano Bejarano (Perú)

Introducción

La Federación Internacional de Fútbol Asociación comúnmente conocida por sus siglas, FIFA, es la institución que nuclea a todas las federaciones de futbol del planeta. Fundada en el año 1904, posee su sede en Zurich, Suiza. 

Actualmente reúne a 211 asociaciones o federaciones de futbol, superando en 17 países a la cantidad que integran la Organización de las Naciones Unidas, lo que denota su relevancia como institución deportiva a nivel mundial.

El futbol resulta un fenómeno no solo desde un punto de vista deportivo sino también desde lo social, cultural, económico y jurídico. Sobre este último punto, nos centraremos en lo atinente a la resolución de conflictos que pueden suscitarse a nivel disciplinario, ético, laboral, de intermediación, de mecanismo de solidaridad, etc. Y como la eficiencia del arbitraje como prioridad (ya veremos que a pesar de que los estatutos se refieran a jueces y decisiones, debe entenderse que estamos frente a árbitros y laudos) será un elemento clave para el acceso a la justicia de las partes comprometidas.

En el organigrama de solución de controversias FIFA debemos distinguir entre los Órganos Judiciales que son aquellos que dirimen controversias derivadas del Estatuto Disciplinario (Comisión Disciplinaria) y del Estatuto Ético (Comisión ética). A continuación, desarrollaremos lo concerniente a la competencia de dichas comisiones determinada sus respectivos estatutos y cuyas resoluciones resultan impugnables ante una Comisión de Apelación que dictará en última instancia (al menos interna) una resolución firme y definitiva por parte de FIFA. 

Por otro lado, encontramos el flamante Tribunal del Futbol, institución cuyo Reglamento de Procedimiento entró en vigor el 1 de octubre de 2021. Dicha institución reúne a los órganos decisorios previos de la FIFA en una sola institución global compuesta por tres cámaras (C. de Resolución de Disputas; C. del Estatuto del Jugador; C. de Agentes, siendo esta última una innovación) encargadas de resolver conflictos derivados de sus Estatutos correspondientes. 

También es posible acudir a la mediación como mecanismo alternativo de resolución de controversias mediante un proceso de carácter voluntario y gratuito. En caso de arribar a una decisión, la Cámara correspondiente podrá homologar dicho acuerdo y será tenido como una decisión firme y vinculante para las partes. 

Finalmente, desarrollaremos como el sistema se integra con la posibilidad de acudir ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAD/TAS) conforme el Estatuto de la FIFA, en apelación a las decisiones emitidas por parte de la Comisión de Apelación o de las decisiones firmes de las Cámaras que integran el Tribunal del Futbol. 

I. Órganos Judiciales de la FIFA

La FIFA al ser la institución que gobierna a las federaciones de futbol del planeta está en la obligación de velar por el orden de dicha disciplina deportiva, es por ello, que el artículo 52 de los estatutos de la FIFA determina los órganos judiciales de la FIFA, los cuales son: la Comisión Disciplinaria, la Comisión de Ética; y la Comisión de Apelación.

La Comisión de Ética se rige por el código de ética de la FIFA, estas normas están encaminadas a la transparencia y principios que deben primar en el futbol, con el objetivo de evitar prácticas ilegales o inmorales que puedan manchar la imagen de tan importante deporte, en vista de ello, en los últimos años la FIFA ha venido aprobando enmiendas al código de ética, tales modificaciones son consideradas innovadoras y han sido bien aceptadas por la comunidad internacional.

Entre algunas de las modificaciones están:

  • Aplicación de sanciones por explotación, acoso y abuso sexual para garantizar la integridad física y moral de las personas.
  • Brindar asistencia jurídica gratuita cuando sea solicitada, esta disposición está regulada de forma paralela en el código disciplinario, cuyo fin es reducir la brecha económica de las partes.
  • Garantizar el principio de transparencia al permitir audiencias públicas, siempre y cuando las partes estén de acuerdo

La Comisión Disciplinaria es el órgano encargado de imponer las sanciones previstas en los estatutos y en el código disciplinario de la FIFA a federaciones miembros, clubes, oficiales, jugadores, intermediarios y agentes organizadores de partidos con licencia.

Al igual que en el Código de Ética, en el 2019 se introdujeron cambios bastantes significativos al Código Disciplinario de la FIFA, donde se ve reflejado la lucha de esta institución contra el racismo y la discriminación para evitar la violación a los derechos fundamentales de las personas

La Comisión de Apelación es la responsable de los recursos presentados ante los fallos de la Comisión Disciplinaria y de la Comisión de Ética que los pertinentes reglamentos de la FIFA no establezcan como firmes.

Los órganos antes mencionados son fundamentales en el funcionamiento y organización de una institución tan prestigiosa como la FIFA, y juegan un papel importante en la aplicación de sanciones ante el incumplimiento de las reglas del juego, y en lo referente a las modificaciones del código disciplinario y de ética denotan un interés por conservar una imagen limpia del futbol y sobre todo mantener armonía en las federaciones, confederaciones, ligas, clubes donde prevalezcan los derechos fundamentales de las personas.

II. El Tribunal del Futbol

Este es un órgano jurisdiccional que resulta novedoso para el mundo deportivo y es producto de una reciente reorganización que se planteó la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA).

No obstante, cabe aclarar que con anterioridad –la FIFA- ha intentado proyectos similares e incluso con el mismo nombre. Ya desde el año 2000 esta organización empezó a desarrollar la idea de desarrollar un tribunal deportivo bajo el nombre de “Tribunal del Fútbol”.

Ahora, ¿por qué antes no se logró concretizar un Tribunal del Fútbol y en la actualidad sí? ¿En qué se diferencia?

Aunque ambos proyectos presenten similitudes, también guardan importantes diferencias. El proyecto del 2000 estaba pensado en la elaboración de un órgano jurisdiccional enfocado en controversias del fútbol que funcionara como instancia máxima, es decir, básicamente lo que es el Tribunal de Arbitraje Deportivo del cual hablaremos en el capítulo siguiente.

Por la semejanza entre el proyecto del año 2000 y el ya constituido para el momento Tribunal de Arbitraje Deportivo, la directiva de esta organización decidió no continuar con el proyecto y suscribir el TAS como instancia de resolución de conflictos de la FIFA. Esto inspirado en razones económicas, logísticas y organizacionales.

En cambio, el actual Tribunal del Fútbol no busca opacar al TAS, sino que es producto de una reorganización estructural de los medios internos de resolución de controversias ya existentes, incorporando modificaciones positivas y adaptadas a las modernas tendencias del arbitraje deportivo.

Este órgano –bajo su nueva concepción- lo que hace es combinar bajo un mismo ente superior a las instancias que ya existían y estaban encargadas de decidir en relación al status y la transferencia de jugadores/entrenadores. Es decir, fusiona las pre-existentes Cámara de Resolución de Disputas y el Comité del Estatuto del Jugador, pero incorporando la posibilidad de decidir en relación a casos con agentes de jugadores y de partidos.

De esta manera, el Tribunal del Fútbol se verá integrado a su vez por tres cámaras:

  • La Cámara de Resolución de Disputas: dirigida a dirimir temas laborales entre clubes y jugadores, entrenadores y clubes/federaciones. Al igual que se evoca sobre temas de transferencia de jugadores.
  • La Cámara del Estatuto del Jugador: dirigida a dirimir solicitudes regulatorias bastantes particulares de la vida del jugador.
  • La Cámara de los Agentes: aún se encuentra por terminar de definir puesto a que se concretizará con la reforma del reglamento de agentes de la FIFA.

Esta restructuración afecta a todo el universo FIFA que se encuentre bajo el efecto paraguas de su estatuto, influyendo en jugadores, agentes, clubes y federaciones.

Sobre las novedades que ofrece y que van más allá de una simple restructuración, podemos mencionar que incorpora procedimientos gratuitos para los entrenadores, jugadores y agentes. Esto persigue un mayor acceso a la justicia deportiva al no ser el aspecto económico una limitante para ejercer la acción. En cambio, para disputas que sean entre clubes y federaciones sí se dispone que tenga algún costo y esto obedece a razones financieras ya que la mayoría de las veces –por no decir todas- un club o una federación tendrá mayores recursos económicos que un agente, jugador o entrenador.

Otro factor a considerar es que se incorpora de manera expresa que la nacionalidad por sí sola no es un factor de recusación. Al igual que incorpora procedimientos especiales como la mediación que cada vez más empieza a tener un espacio en el deporte. En esta propuesta la mediación es gratuita y voluntaria, recomendada por el Tribunal del Fútbol para casos concretos y de no lograr un acuerdo entonces continua el procedimiento jurisdiccional.

También existe un cambio monetario de francos suizos a dólares en lo que respecta al pago de los procedimientos. Como idioma se admite el español, francés, inglés y alemán, para los casos en donde el procedimiento sea en múltiples idiomas entonces el laudo será en idioma inglés.

III. El Tribunal Arbitral Deportivo (TAD/TAS)

Siguiendo con el sistema de resolución de conflictos del deporte –específicamente del futbol- nos encontramos con el Tribunal Arbitral Deportivo (TAD), también conocido como el CAS (del inglés “Court of Arbitration for Sport”) o TAS (del francés “Tribunal Arbitral du Sport”). Esta es una instancia arbitral de revisión la cual se encuentra especializada en conflictos deportivos internacionales y cuya sede queda en Lausana, Suiza.

Es ampliamente aceptado en el mundo del deporte –y cristalizado en sus normativas- la regla general de excluir hasta donde sea posible la resolución de controversias deportivas de las jurisdicciones estatales. Esta premisa se hace presente tanto en aquellos deportes pertenecientes al Movimiento Olímpico como aquellos que no.

La razón de esto son las numerosas ventajas que ofrece el arbitraje como método de resolución de conflictos, a saber:

  • Rapidez: es un sistema de justicia que no está tan congestionado como la jurisdicción estatal. Además del hecho de que el árbitro se dedica casi exclusivamente al caso, lo que hace que generalmente el proceso sea más rápido. Igualmente, existen procedimientos acelerados en la mayoría de los reglamentos de arbitraje deportivo, no siendo el TAS la excepción. Cuestión que resoluta valiosa por el dinamismo que implica la actividad deportiva en sí misma.
  • Especialización: en el arbitraje, las partes eligen a los árbitros en función de su formación y experiencia, eligiendo a los más cualificados para el caso concreto.
  • Costos: en la mayoría de los casos suele ser menos costoso, sobre todo si tenemos en cuenta que el proceso durará menos tiempo.
  • Independencia e imparcialidad: algunos afirman que el arbitraje es más recomendable para los conflictos deportivos internacionales porque permite una elección de árbitros ajena a la nacionalidad de las partes, lo que genera más confianza.

Es así como en el año 1981, Juan Antonio Samaranch -que en ese momento era el presidente del Comité Olímpico Internacional- tuvo la idea de formar una jurisdicción especial para resolver todas aquellas controversias asociadas a la vida deportiva. Esta propuesta se puso en marcha al año siguiente bajo la dirección del juez Kéba Mbaye -que era magistrado del Tribunal Internacional de Justicia-, donde un equipo de trabajo del propio Comité Olímpico Internacional se encargó de redactar los estatutos iniciales de lo que llamarían «Tribunal de Arbitraje del Deporte».

Se trata de un tribunal cuya función es resolver los conflictos deportivos. Se puede acceder a él de dos maneras, a) por vía ordinaria, y b) por recurso de apelación. Este tribunal es competente incluso para conocer el caso de manera absoluta, lo que se conoce como principio de novo y su única posibilidad de revisión de su decisión es ante el Tribunal Federal Suizo, pero con motivos muy estrictos.

Un punto muy importante respecto a este tribunal es que su jurisprudencia establece lex sportiva. Esta última es un conjunto de normas y principios comunes para el derecho deportivo transnacional que pretende unificar las decisiones y contribuir a la adaptación normativa de las distintas federaciones –influyendo en la FIFA-.

Por dichas ventajas, el TAS ocupa un lugar sin igual dentro de la resolución de conflictos deportivos del futbol, es así como la mayoría de los reglamentos y estatutos de la FIFA disponen la posibilidad de acceder a él por medio de apelación a los fines de constituir una instancia final y definitiva del conflicto.

A manera de ejemplo, art. 57 del Estatuto de la FIFA (Septiembre – 2020) establece:

  1. Tribunal de Arbitraje Deportivo
  2. La FIFA reconocerá al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAD) con sede en Lausana (Suiza) a la hora de resolver disputas entre la FIFA y las federaciones miembros, las confederaciones, las ligas, los clubes, los jugadores, los oficiales, los intermediarios y los agentes organizadores de partidos con licencia.
  3. El procedimiento arbitral se regirá por las disposiciones del código de arbitraje en materia deportiva del TAD. En primer lugar, el TAD aplicará los diversos reglamentos de la FIFA y, de manera complementaria, el derecho suizo.

Conclusiones y recomendaciones

En consideración a lo ya desarrollado, estimamos oportuno en el marco de este proceso de renovación y reorganización del sistema de solución de controversias por parte de FIFA que las confederaciones, asociaciones, clubes y demás participantes de este universo del futbol – y el deporte en general – adecuen sus mecanismos a los tiempos que corren en los que la eficiencia, celeridad y gratuidad permitan resolver los problemas garantizando el derecho de acceso a la justicia. 

Suele señalarse que los sistemas de administración de justicia se caracterizan por la poca rapidez en la resolución de los conflictos sometidos a su conocimiento. Esto toma especial relevancia en el ámbito del futbol donde las controversias de la más variada índole requieren celeridad en la resolución ante la alta profesionalización de este deporte.

El sistema adoptado por la FIFA promete brindar una solución adecuada a este tipo de controversias que por su especialidad, premura y agentes involucrados que si se vieran sometidos al sistema de justicia ordinario implicarían costes y tiempos que resultan ajenos al universo del deporte en general y del futbol en particular. 

El arbitraje – y también la mediación – se presentan en este esquema de solución de controversias adoptado por la FIFA como la solución más adecuada a los estándares que requiere la alta profesionalización de este deporte evitando el sometimiento de sus agentes y entes a los engorrosos trámites de la administración de justicia ordinaria. 

Bibliografía

Doctrina

René Irra de la Cruz, “El arbitraje deportivo como expresión concreta del pluralismo jurídico”, https://www.irra.com.mx/general2/files/publicaciones/El_arbitraje_deportivo_como_expresion_de_pluralismo_juridico.pdf (Última visita:  January  15, 2022), pp. 1-2.

Rosero Espinosa, Nicolas (2021), El rol del Tribunal de Arbitraje Deportivo en los Juegos Olímpicos.

Normativas

Estatuto de la FIFA (Federación Internacional de Futbol Asociación, edición 2021)

Código de ética de la FIFA (Federación Internacional de Futbol Asociación, edición 2019)

Código disciplinario de la FIFA (Federación Internacional de Futbol Asociación, edición 2019)

Código de Arbitraje Deportivo (Tribunal Arbitral del Deporte, edición 2020) 

Reglamento de procedimiento del Tribunal del Fútbol (Federación Internacional de Futbol Asociación, edición 2021)

AUTORES

Alejandro Ignacio Ramírez Padrón (Venezuela) | Abogado y cursante de la Especialización en Derecho Mercantil por la Universidad Católica Andrés Bello. Subdirector editorial de la Revista Principia (Centro de Investigación y Estudios para la Resolución de Controversias de la Universidad Monteávila).

Alfredo Leonardo Eube Madussi (Argentina) | Abogado y maestrando en Derecho Civil Patrimonial por la Universidad Nacional de Córdoba. Becario de la Secretaría de Ciencia y Tecnología – UNC.

Lizbeth Daniela García Rivera (Honduras) | Estudiante de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

Víctor Enrique Medrano Bejarano (Perú) | Abogado por la Pontificia Universidad Católica del Perú.

.